Tucumán: Comunidad Indio Colalao resiste desalojo, “Llevamos 525 años resistiendo”,


Desde la Unión de los Pueblos de la Nación Diaguita Tucumán repudiaron el operativo policial que se realizó en el barrio de Monte Bello y que terminó con heridos y detenidos.
Este martes, personal policial desalojó a unas 40 familias que residían en el barrio Monte Bello, en la villa veraniega de San Pedro de Colalao.

Desde la Unión de los Pueblos de la Nación Diaguita Tucumán repudiaron el desalojo realizado luego de que el juez Marcelo Mendilaharzu determinara la restitución provisoria de 350 hectáreas a favor de un abogado (según denuncian los desalojados). Denunciaron además que se incumple la Ley 26.160 relacionada con los territorios indígenas.

Salvador Chaile, cacique de la comunidad Indio Colalao señaló a eltucumano.com que anoche se enteraron del desalojo que estaban por sufrir unas 40 familias. “Nunca informaron, acerca del desalojo, siendo que siempre hay un aviso previo. Nunca se hizo ese informe. Esta mañana llega infantería con todo para hacer el desalojo, con el abogado de la policía con la sentencia ya firmada por el juez”, agregó Chaile.

Chaile señaló además que se violaron 3 leyes relacionadas con el Derecho y los pueblos originarios. “No se permite desalojo cuando hay por ejemplo un comunero o alguna comunidad en posesión actual y pública”, señaló.

“Son 15 casas que hay en el lugar. Ellos viven de eso, tienen animalitos, chanchos, algunas cabras y siembran poca área. Viven de eso, de su producción”, explicó. Las familias que residen allí, además realizan otros trabajos artesanales y producen miel y humita. “Son aproximadamente 40 familias en total que quedan sin nada”, lamentó.

El cacique también señaló que no se realizó una visión ocular o un informe acerca de los terrenos en cuestión. “Estamos esperando a mañana para hacer presentación en tribunales a ver si nos dan lugar a algo”, agregó.

Cabe destacar que, además de los desalojos, la policía detuvo a cinco miembros de la comunidad en medio de un clima de tensión que quedó registrado en las filmaciones. Se trata de dos mujeres y tres varones.

Por lo pronto, las personas que fueron desplazadas del lugar recurrieron a familiares para pasar la noche. “Los animales quedan ahí por ahora pero ya han empezado a sacar algunas por el miedo a perderlos”, comentó Chaile.

“Necesitamos que la ley sea imparcial y completa porque no nos sirve de nada tener todo lo bueno de la ley y se la pasa por encima”, remarcó el cacique. “Nos sentimos manoseados en todo sentido por uno o dos que ponen una moneda más y pagamos muchos”, lamentó.

Finalmente, Chaile resaltó que en la Comunidad Indio Colalao hay 500 personas activas. “La comunidad por sangre es mucho más grande: son prácticamente 6 mil personas”, destacó sobre la población de San Pedro de Colalao y sus inmediaciones.


Tucumán: Comunidad Indio Colalao resiste desalojo, “Llevamos 525 años resistiendo”, afirmaron en un comunicado

“Llevamos 525 años resistiendo”, afirmaron en un comunicado.
El Pueblo Diaguita sobre los valles de Choromoros y Colalao:
Los valles de Choromoros y Colalao en la provincia de Tucumán, fueron denominados con nombres propios de nuestros pueblos en idioma Kakan, el cual pretendió ser invisibilizado y aniquilado por los colonizadores que antepusieron nombres de santos católicos a los mismos, pero a pesar de todo permanece vivo, dando identidad a nuestros territorios ancestrales.
Nuestros abuelos, bis, tatarabuelos han pertenecido desde siempre a este territorio. Nuestra preexistencia data desde tiempo inmemorial, cuyos datos se encuentran en los archivos históricos y en la memoria colectiva de nuestro Pueblo; nuestras familias dependen del territorio, el territorio es la vida de nuestro Pueblo, no tenemos otro lugar a donde desarrollar nuestra Cultura, no molestamos a nadie y nuestro territorio no está en venta para la avaricia de los “terratenientes” y empresas multinacionales que vienen por el saqueo de los bienes naturales.
Nuestras familias desde siempre han preservado la diversidad biológica existente en el lugar porque somos parte y pertenecemos a estos territorios, a esta Madre Tierra y no vamos a aceptar que nos echen de aquí. Porque es el derecho por el que fueron asesinados nuestros abuelos, es el derecho que con tanto esfuerzo hemos conquistado y es el derecho que queremos dejar a nuestros hijos para que puedan desarrollarse en libertad.
Nos preocupa profundamente que el poder Judicial viole sistemáticamente los derechos que están legislados en la Constitución Nacional en un Estado que se supone Democrático. Los hechos así lo demuestran, tal es el caso del asesinato de nuestro hermano de la Nación Diaguita, Javier Chocobar. Desde el 2009 estamos a la espera de que se eleve la causa a juicio oral y mientras tanto, los asesinos están caminando libremente entre nosotros, y continúan amenazando a los comuneros. En cambio existe una celeridad inusitada para las causas que nos arman los terratenientes a los Pueblos Originarios. Prueba de ello es la imputación que pesa sobre el sobrino de Javier Chocobar, a quién tanto el asesino Darío Amin, como su familia Santiago Amin y Maria Sofia Herrera de Amin denuncian por “usurpación”. Acusan a Ismael Chocobar de usurpar la casa perteneciente a sus abuelos paternos Fortunata Díaz y Amadeo Chocobar, quienes vivieron desde tiempos inmemoriales en territorio de Chuschagasta.
Contacto:
0381 156435559
Ivana Morales (Secretaria de la Comunidad Indio Colalao)

Anuncios